Esta es una nota escrita por la Nutrióloga  Ariana Acosta

Cuantos de nosotros no hemos pensado en empezar una dieta, por esos kilitos de más, por salud o simplemente por querer alcanzar los estándares que la sociedad muchas veces marca como “correctos”?

La mayoría de las personas al escuchar la palabra “dieta” o saberse en si dentro de una como método para reducción de peso, representa desde un instante, inquietud, miedo o hasta frustración por saber que tal vez dejara de comer todo aquello que le gusta o que es base en su alimentación diaria. Si bien es bueno modificar,(no erradicar por completo en un principio) todos los malos hábitos alimenticios o alimentos que no son benéficos para nuestra salud, debemos saber que al momento de bajar de peso, no todo es malo.

Empecemos por cortar de raíz ese significado que en primera instancia tiene la palabra dieta al escucharla en nosotros mismos: Dieta, es todo aquello que consumimos diariamente; No solo se refiere a comer saludable o a reducir de peso, si no que todo ser vivo lleva una dieta, considerándose pueda ser buena, mala, balanceada, etc. Es todo aquello que consumimos diariamente. Partiendo desde esto, está en nosotros hacer cambios a nuestra dieta para hacer de esta, un aliado perfecto en cuanto a la conservación de nuestra salud y el equilibrio en nuestro cuerpo.
Por eso mismo, es de utilidad que sepamos datos que si bien son generalidades, nos ayuden a sobrellevar el cambio de una dieta libre, a una adecuada a las necesidades de nuestro cuerpo.

He aquí algunos puntos que te pueden ayudar:

La importancia del desayuno

Te has puesto a pensar en las repercusiones que tiene el simple hecho de no desayunar bien? Ahora es tiempo. El desayuno es la comida más importante del día, no solo porque has pasado horas sin ingerir alimento (horas de sueño), sino también porque es la oportunidad de cargar energías para el arranque de tu día. A raíz de diversos estudios, está comprobado que desayunar mal, promueve el aumento de peso; Esto es debido a que, si tomas un desayuno demasiado ligero o en el peor de los casos nulo, no obtienes los nutrientes necesarios, y a lo largo del día tendrás más antojos; Te explico: esto sucede como respuesta lógica del cuerpo en un intento de mandar la señal de que lo nutras, haciendo malas elecciones y por lo general alimentos altos en calorías y con muy pocos beneficios para ti.

desayunosaludableEmpieza tu día con buenas opciones, no tienes porque sacrificar el sabor. Fruta, leche, yogurt, un sandwich integral(entre más granos, mejor) con lechuga, pepino, tomate y jamón de pavo, huevo con espinacas, cebollita y tomate, dos tortillas y un vaso de leche de almendras, agua natural o agua de frutas(endulzada con stevia, o sin endulzar), entre otros menús, son excelentes para arrancar con toda la energía

yogur

Foto por Miriam Abrego

Tan claro como el agua

Toma-agua

El comercial de “2 litros diarios” estaba en lo correcto. Entre más alimentos con sus distintos ingredientes consumamos, más agua pura debemos beber; Esto con el fin de que los procesos básicos de nuestra cuerpo puedan llevarse a cabo: tales como la respiración, digestión, y sobre todo la excreción (para evitar el estreñimiento debemos tomar agua, aquí es donde nos desintoxicamos y sacamos todo aquello que no necesitamos).

De la madre tierra: Frutas y Verduras

ensalada

Foto por Miriam Abrego

Quien dijo que todo era al vapor? si bien es bueno consumirlas así, hay opciones con las que podemos ir adaptándonos a su consumo, sin que esto sea un fastidio a nuestro paladar. Esta desde incluir un poco de mantequilla sin sal cuando las cocemos al vapor (brócoli, coliflor) dándole así un sabor exquisito, hasta consumirlas crudas como son el caso de la jícama y pepino, con limón y un poco de chile en polvo.

meriendas

Foto por Miriam Abrego

Un buen inicio, sería que a tu comida diaria implementaras una mini ensalada de lechuga y tomate (por ejemplo). Es importante mencionar, que alimentos como la lechuga, el tomate, la pina, apio, toronja, entre otros, hacen trabajar más a tu metabolismo, gastando más calorías en su digestión, que las que aportan, así que son cómplices al momento de querer saciar nuestro apetito, sin subir de peso o poner en riesgo nuestro estado nutricional.

Enseguida puntualizo algunos de los beneficios de complementar tu comida diaria con verduras o frutas:

-Te sentirás satisfecha, ya que será el mismo volumen de comida.

-Al ser el mismo volumen de comida, estarás comiendo lo mismo en cantidad, pero mejorado en calidad.
-Te irás apegando al consumo de vegetales, si es el caso de que no te encuentras acostumbrado.

Ves como no es tan difícil? Te gustaría saber más? Sigue leyendo la siguiente parte de este articulo para que veas lo fácil que es llevar una alimentación saludable!

-Continuara….

SHARE

Leave a Reply

Your email address will not be published.