Ariana Acosta Garcia

Nutrióloga y científica de Alimentos. Amante del café, la música, la justicia y la investigación. Nací y crecí en la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, en la frontera norte de México.

La mayor parte de mi infancia y mi adolescencia fui gordita, pero el cambio vino a partir de los 15 años. Aunque nunca tuve ninguna enfermedad crónica o alguna consecuencia directa, estuve en mucho peligro debido a mi peso y mala alimentación. Empecé a investigar sobre cómo podía cambiar mi alimentación, pasaba horas buscando notas informativas o artículos sobre las propiedades de los alimentos, para hacer de lo que comía un aliado en mi salud. Por ello mismo, cuando tuve que elegir una profesión, quise dedicarme a lo que yo misma había experimentado en mi persona, para así poder ayudar a más quienes estuvieran en la misma situación. Asi fue como decidí llevar mi vida por el área de la salud.

He tenido experiencia en consulta personalizada, en área de alimentos ((sistema PEPS, Normativas tipo distintivo H, lavado correcto de manos, vestimenta de personal manipulador de alimentos, etc.) elaboración de nuevos productos (tecnología de alimentos, biotecnología) y la que más me ha marcado: Nutrición hospitalaria.

Ahí es donde verdaderamente ves el papel tan importante que juega una buena alimentación; La diferencia entre preservar la salud o enfermarse, entre mejor o empeorar, así de importante es lo que consumimos a diario. No creo en una dieta para toda la vida. Es imposible pedirle a alguien que se base en un papel para una actividad vital e indispensable, que hacemos a diario: Comer.
Siendo creadora de un proyecto en desarrollo, Nutrimagia, creo en la manera de aprender a comer, adquirir buenos habitos, saber elegir lo que nos hace mejor, reflexionar y crear conciencia de la magia de los alimentos. Como pueden hacer cambios en nuestro cuerpo. Así como por arte de magia pueden “curarnos” o ayudarnos a prevenir enfermedades. Porque hemos de dañarnos nosotros mismos? Hay que cuidarnos!

Hoy más que nunca estoy convencida de que puede haber un equilibrio entre comer sano, comer rico, mantenernos activos y no perdernos de lo que nos ofrece la vida.

No comas menos, come mejor!